CALDITO AUNIÓN, Carlos Aurelio, «El enorme fraude, la gran mentira de la violencia “machista”», Extremadura Progresista, 9/04/2014.

«Veinte personas perdieron la vida en los quince accidentes mortales de tráfico ocurridos en las carreteras españolas, desde las tres de la tarde del viernes, 4 de abril, hasta las doce de la noche del último domingo, 6 de abril, en el fin de semana de mayor siniestralidad en lo que va de año, ha informado la Dirección General de Tráfico. Desde principios 2014, hasta ayer ha habido en España más de 250 víctimas mortales. Según datos de la Dirección General de Tráfico, en España se producen anualmente alrededor de 90.000 accidentes, con aproximadamente 135.000 victimas de las que más o menos 4.000 son con resultado de muerte. 15 veces los fallecidos en los atentados del 11 de Marzo de 2004, algo así como si cada mes hubiese un atentado de similares características.

El gobierno, lejos de endurecer las sanciones para los infractores del código de circulación, con penas de cárcel u otras más acordes a la magnitud de la tragedia de la que hablamos continúa con el maravilloso invento del carné por puntos que puso en marcha el Gobierno de un tal ZP, de quien apenas nadie desea acordarse (ni los de su mismo partido/PSOE) E incluso indulta a conductores suicidas, kamikaces,.. Mientras  tanto las carreteras se siguen cobrando más y más vidas.

Por descontado, el Ministro del Interior, el de Justicia y la “insigne Ana Mato”, “Ministra de Igual-da”, no han convocado una reunión, con urgencia, para elaborar leyes que promuevan detenciones masivas e indiscriminadas como se viene haciendo en la aplicación de la llamada “ley de violencia de género”…

2014-04-14 denuncia falsa

Según el Ministerio de Sanidad, cada año mueren en España aproximadamente 60.000 personas como consecuencia del consumo de tabaco. A pesar de ello, no se detiene sin más a cualquier fumador, o a cualquier persona sospechosa de haber fumado, tampoco se persigue o se sanciona a los vendedores de tabaco -ya que es una actividad legal- ni a los productores y distribuidores (Aunque las perversas normas inquisitoriales aprobadas por iniciativa del PSOE, hayan convertido a los fumadores en los apestados del siglo XXI).

– En España, cada año ocurren más de 13.000 muertes debido al consumo de alcohol, no relacionados con accidentes de tráfico. A lo cual habría que sumar los dramas familiares que se producen en la mayoría de los casos: alrededor de 300.000 alcohólicos de edades comprendidas entre 19 y 28 años.

Pese a ello, hay municipios gobernados por partidos “progresistas” (que se pavonean de hacer política social y cultural) que, no solo no persiguen ni castigan con las leyes existentes el consumo de alcohol en la vía pública, incluso entre menores, los famosos “botellones”, sino que reservan espacios públicos para tal fin, haciendo soportar al ciudadano, no solo el coste que acarrea el enorme número de alcohólicos (bajas laborales, subsidios, etc.) también los costes de limpieza de las “zonas de ocio”.

También podríamos hablar de la merma de la calidad de vida de los vecinos, que sufren las temibles “zonas de marcha-movida”…

– Según datos de Cruz Roja Española, cada año más de 700.000 niños españoles menores de 15 años sufren accidentes en el ámbito familiar. De los que alrededor de 1.000 son con resultado de muerte.

Esto nos lleva a la conclusión de que todos los días los noticiarios deberían informar de un par de menores fallecidos por accidente doméstico… a nadie se le ocurre proponer detenciones masivas de fabricantes de juguetes, de vendedores de juguetes o de cualquier persona que se encuentre en las proximidades de un niño llorando diciendo que se ha caído y se ha hecho daño…

– Los Anuarios del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales afirman que, cada año suelen producirse en España cerca de 1.000.000 de accidentes laborales (declarados), de los cuales alrededor de 1.000 acaban con victimas mortales.

A pesar de que existe una extensa normativa, dura, inflexible e imposible de cumplir referida a las condiciones de seguridad y salud, no se cuenta con medios para garantizar el cumplimiento de dichas leyes.

Como en el resto de asuntos de los que venimos hablando, este sistemático incumplimiento tiene un origen económico evidente, y como objetivo el de mantener los márgenes de beneficios de las empresas, todo ello aderezado por las continuas subidas de los costes de materias primas, salarios, energía, carburantes, transportes, etc. Así como la competencia de los productos procedentes del exterior, la “contratación” ilegal de mano de obra extranjera, libre do costes sociales, etc.

– Según la Oficina del Defensor del Paciente, cada año mueren en España entre 500 y 600 personas debido a negligencias médicas…

Si por cada queja de cualquier paciente, la policía procediera a la detención de los médicos, en los centros penitenciarios pasaría a haber tantos médicos como en los centros hospitalarios.

-Si continuamos hablando de ámbitos en los que se producen víctimas con o sin resultado de muerte, acabaremos llegando a la violencia en el entorno familiar, y más concretamente a eso que se ha dado en llamar “violencia de género”.

Hablamos de un contexto en el que anualmente mueren en España no más de 60-70 personas adultas (de sexo femenino) 54 durante “todo el año 2013”. En este caso, si que se considera adecuado detener inmediatamente a los hombres “supuestamente implicados” -como dice la denominada “ley integral contra la violencia de género”, para proteger a las mujeres- sin permitírseles ejercer su derecho a la presunción de inocencia, negándoseles su derecho constitucional al “recurso de hábeas corpus”, con ingreso inmediato en prisión preventiva, como si se tratara de un delincuente peligroso y un sin fin de consecuencias que pueden derivarse de ello, como la pérdida del puesto de trabajo, etc.

Existen abogadas/os que aconsejan a sus representadas/clientes que denuncien falsamente, por supuestos malos tratos, como vía rápida para expulsar de casa al cónyuge, obtener de inmediato el uso de la vivienda común, y la custodia de los hijos, lo que supone una fuente de ingresos fija y segura, al menos hasta que los hijos se independicen…

– En España tienen lugar anualmente alrededor de medio millar -500- de suicidios relacionados con procesos de separación y divorcio, de los cuales el 90% son de hombres, y apenas el 10% de mujeres. No obstante, esto no ha movido a los partidos políticos con representación parlamentaria a plantear siquiera un debate sobre la conveniencia, o no, de reformar la actual legislación de separación y divorcio, ni a la creación de un “observatorio” para el control del suicidio en España (estamos hablando de más de 3.000 suicidios anuales de hombres por diferentes motivos), ni a la creación del “instituto para la prevención del suicidio”.

Una tasa de 40 suicidios de hombres divorciados por cada 100.000 habitantes, frente a una tasa de apenas 6 suicidios de mujeres divorciadas por cada 100.000 habitantes, parece que no es motivo suficiente para plantear una revisión de la legislación y de la forma de aplicar dicha legislación (máxime si se compara con los datos de violencia domestica 1,1 agresión por cada 1.000.000 de habitantes en el caso de agresores españoles y 4,4 en el caso de agresores extranjeros)

¿Por qué no se habla nunca de que España está en la cola de los países de la Unión Europea y ocupa uno de los últimos lugares de la lista,  en cuanto a violencia intra-familiar?

Por cierto, son los países supuestamente más civilizados los que tienen el “honor” de ocupar los primeros lugares: Gran Bretaña, Suecia, Dinamarca, Alemania…-

Según parece al Gobierno del Partido Popular le da igual que una y otra vez las encuestas y estudios de opinión diversos, indiquen que la denominada “violencia de género” ocupa uno de los últimos lugares, con diferencia, en la lista de preocupaciones de los españoles (¿Cómo debemos llamar a la violencia cuando es ejercida por una mujer, o un niño, o una niña, o una anciana?) y como no tienen nada mejor que hacer, siguen engordando la denominada “industria  del maltrato” con más y más dinero, más y más funcionarios, más y más subvenciones,… siguen engordando la grandísima estafa de la denominada “violencia de género”.

¿No tienen ya suficiente Doña Ana Mato, Don Alberto Ruiz-Gallardón y Don Jorge Fernandez con que se haya detenido a más de 1.500.000 hombres, denunciados falsamente por sus esposas, para obtener ventajas procesales en los pleitos de divorcio, por la custodia del los hijos, y la liquidación del régimen económico de gananciales, desde la puesta en vigor de la LICVG el día de los Santos Inocentes de 2004, ley antifamilia, sexista, totalitaria, liberticida, aprobada por todos los partidos políticos con representación parlamentaria y con el apoyo entusiasta del Partido Popular, entonces en la oposición, y hoy en el Gobierno?

Esperamos que estas reflexiones os hayan servido para pasar de tener dudas sobre el “género” a no tener ningún género de dudas….»

Enlaces: http://www.extremaduraprogresista.com/libre/40-libre-opinion/18805-el-enorme-fraude-la-gran-mentira-de-la-violencia-machista