«El hombre está en evidente situación de indefensión en España y cualquier acusación  es aceptada como válida sin ninguna comprobación.»

Salvador SOSTRES, “Esta chica de Málaga”, Guantánamo, El Mundo, 21/09/2014.

«La chica que dijo que la habían violado en una feria de Málaga ha reconocido ahora que mintió. Tendría que ser castigada con la suma de las penas de cárcel que habrían tenido que asumir las víctimas de su mentira si el juez no hubiera detectado el engaño. Las denuncias falsas tendrían que comportar la máxima pena a la que el pobre inocente podría haber sido condenado, y la suma de todas ellas si a más de una persona pretendías involucrar en la falsedad.

Si este rigor se aplicara, las denuncias por la llamada violencia doméstica se reducirían en España la mitad, y muchos hombres saldrían de la cárcel, y muchos padres que no pueden ver a sus hijos podrían regresar de tan lamentable exilio. Si cada mujer que va a poner una falsa denuncia de maltrato o de violación supiera que si es descubierta en su infamia el castigo será el mismo que tan injustamente buscaba infligir a un hombre inocente, sin ninguna duda las escandalosas cifras españolas que pretenden presentar al macho como a un asesino en potencia, se verían claramente disminuidas y viviríamos en un país más libre y menos secuestrado por el terrible determinismo, que es un inequívoco modo de totalitarismo…

Que esta chica de Málaga pague por todas las vidas que habría podido destrozar, y que la condenen a suma de los años que habrían tenido que cumplir los chicos a los que falsamente acusó. Es fundamental para el buen funcionamiento de la justicia que los que intentan adulterarla sean severamente castigados.

El hombre, el macho, está en evidente situación de indefensión en España y cualquier acusación contra nosotros es aceptada como válida sin que ninguna comprobación sea necesaria. Que como mínimo exista la certidumbre de que la mentira será severamente castigada. No es que sea la solución ideal, ni la más justa, pero algo es algo, sobre todo cuando te enfrentas a una tan sórdida tiranía como la del feminismo organizado.

Y algunas miserables pagarán por el inmenso daño que han causado.»

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/guantanamo/2014/09/21/esta-chica-de-malaga.html