Nos informan desde la organización “Denuncia de Lisboa”, que la ‘Asociacion Portuguesa de Mujeres Juristas’ organizó una conferencia para intentar imponer sus teorias de la inexistencia del Síndrome de Alienación Parental (SAP). Bajo el título “El ‘mito’ de la Alienacion Parental”, invitaron a dos ideólogas españolas “del género”, además de a la Ministra de Justicia, el Defensor del Pueblo, y el Fiscal General de Portugal.

Nos informan también que las organizaciones ‘Denuncia de Lisboa’ e ‘Igualdade Parental’ alertaron a las autoridades sobre la inconstitucionalidad de tales ideas de las españolas del “género” pidiendo que no comparecieran, ya que esta ideología radical se empeña en dejar desamparados a los menores al negar una forma de maltrato infantil tan antigüa como el mundo: que existen progenitores que influyen psicológicamente en los hijos para, unido a estrategias de impedir el contacto y otras de alejamiento, que rechacen al otro progenitor.

La Ministra de Justicia y el Defensor del Pueblo no comparecieron, dejando a las radicales españolas ‘hablando solas’. Pero además, la Ministra envió una ponencia descalificando de lleno el propio título de las Jornadas, al afirmar con rotundidad: «podemos afirmar que el Síndrome de Alienación Parental no es un ‘mito’. Es una realidad».

La ponencia completa se puede consultar en la página oficial del Ministerio portugués:

http://www.mj.gov.pt/PT/NoticiasEventos/ArquivoImprensa/2011/Paginas/Conferencia-IAC.aspx

Punto 15: <<A verdade é que esta é uma realidade em crescendo que cada vez mais afecta progenitores e crianças, constituindo um problema que se apresenta sem uma solução célere de forma a permitir a uns e a outros chegar a consenso tendo em vista a prossecução do superior interesse da criança.

Concluindo, podemos afirmar que a síndrome da alienação parental não é um “mito”. É uma realidade cada vez mais presente no tipo de sociedade actual, que as soluçóes legais nem sempre conseguem ultrapassar>>

Sería deseable que, en España, también los más altos cargos del Estado se pronunciaran con la misma claridad sobre esta forma de maltrato infantil, en vez de esconderse ante la permanente amenaza de una ideología radical, llamada “de género”, que en realidad ya nadie se cree, y que tan sólo justifican las que se lucran de la mayor conflictividad que ellas mismas generan.

Fernando Otero. Secretario de la PCI.