UPyD pide una ley común de tutela que «respete ante todo los intereses y el bienestar de los menores»

UPyD pide una ley común de tutela que «respete ante todo los intereses y el bienestar de los menores» post thumbnail image

Junto con la Comisión Europea, UPyD apoya el desarrollo de una ley de tutela simplificada y justa. Con esta ley se otorga a los menores el derecho a decidir a quién quieren como tutor legal. Además de las leyes existentes sobre tutela, existe la necesidad de una ley de tutela común que «respete ante todo los intereses y el bienestar de los menores».

El sistema de tutela de los Estados Unidos está actualmente bajo ataque desde varias direcciones diferentes: desde una perspectiva legislativa, constitucional por un lado, y educativa por el otro. La infrarrepresentación e incluso el abuso de menores en este sistema es muy evidente. Para abordar estos problemas, primero debemos comprenderlos y luego presentar propuestas para abordarlos.

La ley de tutela es un sistema que brinda protección jurídica a los niños y jóvenes. A veces, sin embargo, les ha impedido explorar sus potenciales.

Considerando que el sistema de tutela brinda protección jurídica a los niños o jóvenes en sus primeros años de vida, la falta de una ley de tutela adecuada ha resultado en enormes dificultades para ellos.

Abordar este tema debe ser una prioridad para todos los involucrados en la sociedad y el gobierno. Podemos hacerlo redactando e implementando una ley de tutela común que «respete ante todo los intereses y el bienestar de los menores». Las leyes de tutela han demostrado ser exitosas en otros países, por lo que no debería ser demasiado difícil adaptarlas aquí.

La ley de tutela actual está desfasada y no respeta los intereses de los menores, que no son capaces de tomar sus propias decisiones. La propuesta de UPyD introduciría una nueva ley de tutela actualizada para ayudar a los menores a manejarse mejor, protegerlos del abuso y garantizar que tengan las mismas oportunidades de acceder a la educación, los servicios sociales y otros recursos útiles.

Ya es hora de que los políticos se den cuenta de que los niños son mucho más que activos políticos. También tienen mucho en común entre sí.

Es bien sabido que hay una falta de rendición de cuentas cuando se trata de niños. Discutiré el tema con más detalle en la sección anterior, pero para dar un ejemplo, a veces vemos a los niños como vehículos para obtener relaciones públicas o ganancias y no como seres humanos. Esto se puede ver en la forma en que son tratados por sus padres.

Como sabemos, la sociedad se rige por leyes que deben tener en cuenta los factores sociales, económicos y morales. El ejemplo de la ley de tutela que tiene en cuenta todos estos factores fue proporcionado por la UNESCO en su informe de seguimiento sobre protección infantil.

Una tutela es un acuerdo legal para proteger a un niño de las demandas de sus padres u otras personas (por ejemplo, el gobierno). La decisión de otorgar una tutela no corresponde al tribunal y puede ser tomada por el tribunal en cualquier momento hasta seis meses después de que el niño cumpla 15 años.

La tutela es una protección importante para los niños de sus padres y otras personas que afirman ser su tutor. Implica que deben hacerse cargo de sus necesidades, especialmente en términos de educación y sustento, incluso si no pueden hacerlo por sí mismos. Para que este mecanismo de protección funcione de manera efectiva, debe respetar ante todo los intereses y el bienestar de los menores. Esto sugiere que los jóvenes (o aquellos en riesgo) deberían tener los mismos derechos de acceso que los adultos cuando se trata de.

Related Post